jueves, 2 de junio de 2011

Decidiendo

Quizás una de las cosas mas difíciles de hacer es ‘tomar decisiones’, aunque admito que unas son mas fáciles que otras. Lo mas dificil es finalmente definir lo que a futuro nos hará mejor, tratando de adivinar nuestra fortuna y lo que nos depara el destino.

Sucede que a veces decidimos algo en función de lo que tememos que ocurra, así  apostamos por la posibilidad segura de nuestro bienestar, esa que nos mantendrá lejos de aquello que tenemos miedo de vivir. Sin embargo, resulta curioso como las cosas suceden de una u otra forma, si es que debemos vivirlas y descubrimos que no importa la decisión que hagamos podemos terminar en la red donde no queríamos caer.

ed5eb2fbc993026a

Pasamos horas pensando, días recapitulando y contando posibilidades, para probablemente llegar a la conclusión de que solo perdimos el tiempo en elegir algo que igual nos lleva a un mismo desenlace. Pero, sucede que otras veces si es determinante la elección que tomamos y puede que nos lleve lejos o simplemente nos detenga en el mismo lugar durante años sin progreso aparente.

Entonces, el problema no es en realidad decidir, puesto que en principio uno siempre sabe lo que quiere, lo que necesita y hacia donde quiere ir. El gran problema es saber si la ‘decisión’ en cuestión amerita el tiempo que le dedicas, la oportunidad que le otorgas y representa un verdadero cambio en tu vida.