sábado, 21 de marzo de 2009

Así están las cosas

J suele quedarse dormido en los autobuses porque, como le pasa a muchos, se levanta muy temprano todos los días para llegar a tiempo a su trabajo. Hace algunos días, se quedó dormido camino a su casa, como de costumbre y le robaron el celular.




Entonces salió corriendo a comprarse uno nuevo con las tres B: bueno, bonito y barato. Para no quedarse incomunicado y además avisar, que le habían robado su antiguo teléfono. El teléfono que le robaron no era nada sofisticado, de hecho ya está descontinuado es o era uno de esos nokias 6235 que estuvieron de moda en su época, pero supongo que el hampa ya no perdona nada que esté mal parado.

A los 4 días mas o menos, le llega un mensaje a la novia de J desde el celular que le habían robado, diciendo que su primo se había encontrado el teléfono y que quería 500 Bs.F por devolverlo. ¿En qué estaría pensando este ser cuando envió ese mensaje? Ese teléfono no costó esa cantidad de dinero ni en sus buenos tiempo, por favor!. Definitivamente ya la gente está pasada de insólita.