domingo, 9 de noviembre de 2008

Hombres del tercer tipo (I)

Porque hay hombres buenos, malos y los que no son ni lo uno, ni lo otro.

El celopata

Este hombre es el que nunca dejará de existir en la vida de una mujer, sobre todo si es una chica bonita. No digo que los celos estén mal o estén bien, pero como todos sabemos 'los extremos nunca son buenos'.

Así es J, extremista. Al comienzo de toda relación sabemos que todo es 'perfecto' y esta vez no hacía la diferencia, J era el típico novio amoroso, romántico y apasionado que, además todo lo entendía, todo lo soportaba, …

72a20e531ce38f59a324d3c822555085

Sin embargo, luego de superada ésta etapa el sentido de control y pertenencia sobre su pareja aumentaba continuamente, al punto de querer controlar lo que vestía ella, las actividades que realizaba (ir al gimnasio, trabajar, visitar a su familia los fines de semana) y las personas con las que se relacionaba , sin importar si eran todas mujeres o eran amigas de toda la vida. De cierta forma J quiere aislar de todos de ella y no deja de reclamar por cada cosa que la mantenga dentro de la sociedad.

J cada día es una persona mas insegura, seguramente lo está mas de sí mismo que de su pareja, pero lo canaliza de esa forma. Vive en la paranoia de que le están escondiendo algo , cada día le cuesta más confiar en su pareja y a pesar de todo ello, cree que pidiendo matrimonio las cosas se arreglaran y no tendrá más su problema de celos … ¿o acaso será la forma de sentir justificados todos sus reclamos?.

1 Se Liberaron:

Pseudoexistente dijo...

Es un lío eso de las relaciones, por eso yo no me meto con nadie y que nadie se meta conmigo... Aunque a veces se desea estar con alguien, y como que la necesidad surge, ni modo que no (con sus respectivas excepciones, creo), en fin... Pero en mi caso la persona que deseo es un ser que ha existido sólo en mi imaginería, y que muy probablemente no saldrá de allí. Chale... Qué hacerle =(
jajaja

A propósito... esos hombrecillos sí que me parecen seres sumamente inseguros, que quieren imponerse y sentirse poderosos. Tienen miedo de que el no poder controlar a alguien o no poder estar con ese alguien... A final de cuentas, es de las cosas que me asombran desde hace mucho tiempo para acá, el que piensen que la autoridad lo es todo y que, en muchos casos, autoridad es virilidad. Pero hasta la actualidad bastante de eso nos han hecho creer. Como si las cosas fueran tan sencillas...

Pos qué más decir... Hay mucho qué, sobre el tema... Pero, volviendo a mi realidad, tengo varios pendientes. Así que ya pronto te seguiré leyendo. Que estés bien. Un abrazo.
Chao