sábado, 19 de julio de 2008

Seamos sinceros


- ¿Qué buscas en una pareja?
- Yo sólo quiero alguien que sea sincero.


Cuando la deseosa de la verdad admite que es demasiado sincera para ser cierto, que es tan transparente que se puede ver a través de ella, ¿qué tan cierto es eso de buscar la sinceridad en una pareja?

Primero hay que ser un poco sincero con uno mismo y saber cuáles son los límites entre las cosas que quieres saber y las que puedes soportar porque se manipula mucho lo que es la verdad y el nivel de sinceridad que tiene una persona con otra. Yo tengo la valentía de decirle a alguien que tiene la cara sucia o el cierre del pantalón abierto, que está despeinada o que se le chorreó el maquillaje, pero ¿qué tan dispuesta estoy a recibir esas observaciones?

A veces me parece que la gente se enfrasca en una sola dirección de la sinceridad, que es cuando yo soy capaz de decir las verdades sin importar si a los demás les parece bien o mal, después de todo hay gente a la que le gusta escuchar la verdad y gente a la que no, ¿cierto?. Eso me parece sólo una excusa que en este boom por buscar y esperar sinceridad de la gente hace quedar bien a todos aquellos que cuentan con la valentía de revelar cosas importantes a los demás. Pero generalmente esa es la misma persona que no puede tolerar que los demás sean sinceros con ell@s.

Ésto es mucho más complejo en relaciones de pareja porque hay, quizá, mucho en juego. Celos, intolerancia y desconfianza son algunas de las cosas que se derivan de la falta de sinceridad o exceso de ella. No todos somos capaces de vivir con algunas cosas y probablemente es mejor a veces, callar que hablar de más. ¿Cuántas mujeres pueden decir que soportan saber de las ex de sus novios?¿Cuántas incluso pueden soportar conocer los hoteles en los que estuvieron juntos? y después de conocer tantos detalles, ¿cuántas pueden andar tranquilas al saber que de vez en cuando él le da la cola hasta su casa porque le queda en el camino?. La sinceridad puede que tenga un límite, pero más que eso yo creo que hay que ser consciente de ¿cuántas verdades eres capaz de soportar?. Después de todo, la mayoría de las verdades importantes en toda relación derivan de la respuesta a una pregunta y están manipuladas por el discurso de la sinceridad que debe haber entre ambos. Luego de dichas las verdades se juega mucho con todas las cosas que antes estaban bien en la relación y uno se comienza a preguntar: ¿Estuvo bien haber dicho eso? ¿Debo revelar menos o mas?.

Seamos un poco más sinceros, con nosotros primero y después con los demás. Yo quiero a alguien sincero que me pueda decir todo lo que en su vida yo pueda soportar, yo quiero un tipo lo suficientemente sincero como para decirme que un pantalón me queda mal y además no tenga que dudar dos veces responder cualquier pregunta que yo le haga porque no la sabré aceptar. No es sabroso vivir en la paranoia de una novia celosa, entonces no busques lo que no se te ha perdido. Dicen que "el que busca encuentra" y si buscas la infidelidad de tu pareja probablemente la puedas encontrar, no necesariamente porque ha premeditado cocinar dos conejos a la vez sino que siente la presión de alguien que te acusa por algo que aun no has hecho. Algunas veces hay que pensar mas de dos veces las preguntas que se hacen y saber bien cuál es el nivel de sinceridad que puedes soportar.

Parece a veces que éste asunto de la sinceridad es como aquel de la persona a la que le gusta hacer bromas a los demás, pero es un obstinado con las bromas que le hacen a él.

lunes, 7 de julio de 2008

No es lo mismo


La locura de los exámenes finales se ha apoderado de mi.

viernes, 4 de julio de 2008

Con dificultad.

Esta noche he escrito más de 3000 palabras y lo he dicho todo sin decir nada. Entre el duelo de sentimientos que llevo por dentro y la carencia de capacidad para pensar claramente, sé que estoy suponiendo más de lo que debo y probablemente me esté equivocando más de lo que puedo.

Hoy se me hace difícil organizar las ideas y formar oraciones coherentes, no se si alguna vez has sentido que tienes tanto que decir que al tener la oportunidad se te van atropellando las ideas en la cabeza y tu lengua , torpe, no encuentra la forma de seguir la verborrea que se desata por dentro. Creo que eso es lo que siento, creo que hoy no tengo la capacidad de decidir, de saber a dónde ir o qué hacer¿?...


Puede ser que esta noche haya inmortalizado los mejores recuerdos y recordado las mejores conclusiones, no sé si esta noche te recordarás de mi y de todo lo que pudimos haber querido, no sé nada ti… ni tu de mí. Me preocupa no poder ver con claridad de noche, me preocupa sentir que pierdo la capacidad de conocerte más allá de lo normal y que con el tiempo te me vuelves un extraño más.

Esta noche quiero creer que te adivino y no puedo. Hoy soy incapaz de volver a creer en tus promesas y hacerme ilusiones con todos esos planes de lo que podríamos hacer después, cada vez que damos por hecho que hay un mañana, que de seguro mañana volveremos a vernos con los mismos ojos
, como siempre.