sábado, 8 de septiembre de 2007

El celópata

Marielena corrió a su cuarto y comenzó a llorar tirada largo a largo, boca abajo, en su cama. Se lamentaba, pero sentía rabia, tenía algo de miedo y los sentimientos se le mezclaban, ponía en duda su decisión, las palabras recientemente dichas, los planes pensados, todo estaba en duda desde hace tiempo en su vida aunque ella prefería darles la espalda y hacerse de oídos sordos a los consejos de quienes la rodean. Esta fue la primera vez que se dejó llevar por el impulso, por el cansancio, ya llevaba demasiado tiempo aguantando, creyendo en todas las palabras, buenas y malas, de aquel tipo que juraba quererla mas que a su vida.



James desesperaba caminando de un lado a otro en su pequeño apartamento, moría de rabia. Respiró profundo y se lanzó sobre un mueble a pensar en lo que diría, lo que haría, la forma de vengarse!. No pudo aguantar y siguió a su orgullo de macho herido, no podía lidiar más con todas las ideas que venían a su cabeza y se sentó frente a su computadora a escribirle primero a él:




Harold soy una mujer comprometida, me voy a casar y amo a mi
novio, no quiero que me escribas mas, ni me llames, no me interesa nada de ti. - Marielena.




Lo volvió a leer y le pareció simple, muy poco para todo lo que deseaba decirle, pero por el momento estaba bien, era suficiente como aviso y para que se alejara de su mujer.Después de eso ya había pensado un poco mejor en ella y n0 pensaba decirle nada por el momento, esperaría resultados y dependiendo de ellos actuaría. James no podía controlarse mucho y a veces casi se encontraba al descubierto con Marielena, pero por suerte ella se mareaba facilmente con la conversación, a él le estaba haciendo mucho daño la distancia y mientras aumentaba la cuenta del tiempo que llevaban tan sólo hablando por teléfono, crecían sus dudas y comenzaba a no querer de ella lo que era, lo que hacía, a sus amigas, a su familia, absolutamente todo comenzaba a molestarle.



Marielena se sentía reprimida por los deseos de James, no quería que fuese a la playa, no quería que fuese al gimnasio, no quería que viera a sus amigas, no quiso incluso que buscara trabajo, estaba hasta en contra de que terminara el post grado. El está allá y tu aquí- le decían, pero ella se sentía mas que cuidada, vigilada por él, controlada y acorralada. Cedió un poco a los consejos y a pesar de que le molestara a James, se creyó el cuento de que era una mujer independiente, inteligente y con la posibilidad de hacer todo lo que ella quisiera, pero no tardaba en dejar de creerlo cuando él, entre su juego de palabras, le cambiaba el sentido de la vida. Hay cosas que Marielena no comenzó a entender cómo él llegaba a saberlas, conocía secretos de sus amigas que ella no había contado, sabía de sus postulaciones a empresas en busca de trabajo y eso ella lo había ocultado, algo raro estaba pasando.



James vivía obsesionado con saber cada paso de ella, no le bastaba con llamarla a todas horas, al despertar, al acostarse, al comer ; no le parecía suficiente recibir sus mails, ni que lo visitara cada vez que estaba de vacaciones. Él quería mas y así lo hizo, sólo de esa forma pudo meterse en la vida de su novia (de todo aquello que ella temía contar), de sus amigas, amigos y sobre todo cualquiera que pudiese acercarse a ella con otras intenciones. En su retorcida mente esa era la forma de cuidarla, pero no pensó que en realidad era la forma de controlarla.

Esa noche quedó al descubierto todo: lo sé porque me meto en tu computadora y sé cada movimiento que haces en ella, lo sé porque me metí en el correo de Liliana, lo sé porque antes que a ti me llegan a mi tus correos , lo sé porque también me conozco de memoria el correo del tal Harold al que personalmente le escribí por ti que no te volviera a tratar (entre otros), lo sé porque he estado en las bandejas de entrada de cada uno de tus "amiguitos", sé que has enviado tu currículum a "tales" empresas, lo sé, sé cada cosa que me ocultas y en la que me mientes - confesó James ya cansado de vivir sabiendo sin reclamar.Marielena no pudo sentirse mas invadida, no sólo a ella le habían invadido la privacidad sin control sino de todas las personas que la rodeaban, pero no era tan fácil deshacerse de la persona que decía quererla y sólo la utilizaba como drenaje de sus frustraciones y rabias, como regalo le dejaba el peso de saber que era capaz de cualquier cosa y eso incluía a su familia.



Marielena vivió con miedo y aterrada, acepto las condiciones de James al pie de la letra, creyó que cambiaría, dejó de usar su computadora, se alejó de sus amigos, dejó de ir a la playa los fines de semana, rechazó cada oferta de trabajó que le llegó y poco a poco reunió toda la fuerza que no había tenido antes, dejó de importarle las amenazas y esta tarde estalló en rabia, decidió, por fin lo hizo, le puso fin a James.






8 Se Liberaron:

La LLama Violeta dijo...

wuuuaoooo... y pensar q esto pasa todos los dias, en muchos hogares!!!

chamita gracias por colocar el banner, esperamos que se animen a aportar...

ROXANA dijo...

no esto parece de novela, saludos

khayo dijo...

los celos de el y los celos de ella ...

no son mas que inseguridad, que desconfianza, falta de comunicacion, fidelidad, lealtad....

los celos para mi son una novela...

El Trimardito dijo...

Hola Psique,
mil gracias por tu apoyo y solidaridad, no tengo palabras para decir lo que siento al recibir tantas muestras de apoyo.

Saludos!!

Eduardo dijo...

Que enredado. Parece mentira que existan personas así, que por todo se complican, por palabras, ¡por la privacidad de la pareja!...

Y lo peor, que para situaciones difíciles como esta, donde tan solo con un par de palabras rotundas (y buenos consejos de amigos y compañeros) se puede llegar a la solución... Pero este no terminó así.

Contra los celos, es mejor hablar, y hablar bien y claro. Sino, dejar eso así como está.

:) Saludos!

Acerina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Acerina dijo...

No será quizás muy profundo, pero concuerdo con Arjona: "...los celos son traviesos ... mitad falta de sesos y mitad inseguridad..."

Una persona celosa probablemente estaría mejor sola... porque cuando tiene pareja ni vive ni deja vivir...

Excelente post!

MafitA dijo...

Que interesante diversidad de cosas que reflejas aca!! Muy bueno..

SaludoS