lunes, 11 de junio de 2007

Yo nunca...

...
Me he roto un brazo, una pierna, ni siquiera un dedo. Cualquiera tiene el recuerdo de un yeso cuando de niño se rompió algo y además de la cantidad de garabatos que lo adornaron, dibujos y dedicatorias que les escribieron los amigos para aprovechar de personalizarlo.

Pero yo recuerdos de eso no tengo y tampoco puedo compensarlo con el cuento de los 10 puntos que me agarraron por una caída aparatosa de la bicicleta, es que ni siquiera aprendí a montar una, entonces el único cuento que tengo es el de ser la niña que nunca tuvo el yeso, ni los puntos, ni las cicatrices de las travesuras, es que ni me torcí el tobillo con los patines. Suerte que tenía de no caer nunca de ellos!.




Probablemente eso me haga diferente , ja! aunque ese sólo pueda ser un consuelo para no decir que simplemente fuí una niña cuidadosa y/o aburrida; quizá también lo explicaría por esa creencia popular milenaria de que las mujeres son mas cuidadosas que los hombres y lo piensan antes de tomar riesgos, Nah!. Lo más seguro es que simplemente haya tenido la suerte de no romperme ninguno de mis huesos ¿y ahora?, pues ahora ya pasó el tiempo y no me da la gana de aprender después de vieja lo que es tener un yeso.

Por si acaso, no soy supersticiosa, pero toco madera. Eso es algo que sólo pretendo vivir desde la experiencia de mi madre.

15 Se Liberaron:

Daniel dijo...

jajajajajaja, bueno, tal vez eras de las niñas de las "que empujan". jajajaja. (como hizo una "amiguita" mia que jugabamos y me empujó y me rompí el brazo)

De todas maneras, estoy seguro que tienes historias interesantes que contar sin necesidad de tener "cicatrices". =P

Daniel dijo...

fe de erratas:

* tal vez eras de las niñas "que empujan".

**(...)jugabamos, me empujó y me rompí el brazo.


Pd: No me perdonaría estudiando Letras y tener ese tipo de errores... tal vez es que estoy distraido.

Percex dijo...

Jeje.. bueno a veces hay sitios donde llevamos un Yeso y no lo sabemos...

Ingenioso tu post. Saludos!!

H.G. dijo...

Yo tampoco me rompí nunca un hueso, pero no fue porque nunca corrí ni me caí, sino que fue por pura suerte, o tal vez mis huesos son muy duros, no sé.

¿Cómo es eso de que no sabes montar bicicleta? Tienes que aprender!!! Mi infancia no hubiese sido infancia de no haber sido por mi bicicleta.

Saludos srta!!

Bexza dijo...

bueno amiguis dejame contarte q somos del mismo clan... yo de chama era una santa...jajaja todos los yesos y puntos le tocaron a mi hermano... jajaja...

ahh pero si tengo puntos de una apendicitis jeje!

saludos mi corazon!

Bexza dijo...

hay chama.... me vi en tu lista... q fino gracias vale... ya te agrego a la mia... siempre vengo y eres una consentida... pero desde q quite los banners te me quedaste por fuera jejeje...

CLEO dijo...

Jajajaja, menos que nunca te juntste conmigo...
En mi casa suelen llamarme macho con t.t.s...
Era demasiado inquieta e inventadora, tanto así que tengo un historial de 5 yesos, por una fractura de tobillo derecho y codo, esguinze de tobillo izquiero, muñeca y anular de la mano izquierda...
Si contar 3 heridas de puntos...
Los múltiples rasguños, moretones y rastros de mis andanzas...
Demasiado diferentes díria yo...:p

Lindisima dijo...

Saludos amiga que tengas feliz fin de semana

La Hija de Zeus dijo...

Pues que suerte!!
Yo tengo algunas cicatrices.. mi mejor cuento es que atravese corriendo 2 vidrios de balcón.. fue en casa de unos vecinos, así que mi mamá, además del susto y la clínica, tuvo que pagar los vidrios.

Y recién hace año y medio me arroyo un coche (lo bueno fue que a raíz de eso comence mi blog)

Un abrazote

Bexza dijo...

hola chamitica q ta? pase de nuevo por estos lares!

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Javier dijo...

yo me fracture la clavicula a los 5 años. recuerdo llevar el brazo con yeso y bendaje.

excelente reflexion, saludos :)

Psique dijo...

Daniel: ehmm ... no era tan mala, sólo si se metian conmigo y... bueno!. Era en defensa , jajaja!. si hay más de una historia buena por allí jeje.

Percex: ehmm... si, creo que hay lugares donde puede que lo necesite y tampoco lo tengo.

H.G: Yo me imagino lo mismo de mi, ehhmmm .. si, no sé montar bici, triste pero cierto, supongo que algún día alguién tendrá la paciencia para enseñarme o de plano moriré sin saber, jejeje!

Bexza: Yo todavía no tengo puntos, supongo que algún día también me tocarán de esos.Siempre te visito, no hay por donde, yo lo hago para poderte leer desde cualquier lugar ;).

Cleo: chaaaaachaaaa.... ves? de la gente como tú es de la que yo hablo, jajaja tu si debes tener cuentos que contarles a tus nietos! =(.

Hija de Zeus: mi mejor cuento, no tiene que ver con vidrios (aunque si puede que haya alguno pensandolo bien). Si, recuerdo que llegué a tu blog por la época de recuperación.

Javier: 5 años!!!! clavícula!!!!! otro más con cuento para los nietos, jejeje.

Saludos y besos a tod@s

Luis dijo...

Bueno, la verdad es que yo nunca he tenido ni yesos ni puntos, así que no creo que sea cierto que las mujeres son más cuidadosas.. sólo hay gente más cuidadosa.. o con más suerte.. porque sí he estado a punto de llevarme mis co#@$zos jejeje.. pero en fin, muy bueno tu blog.

H.G. dijo...

Cuando quieras te enseño a montar bicicleta ;)