sábado, 2 de diciembre de 2006

Yo confieso


Yo soy una de esas personas que no se mete con la política, mucho menos en nuestro país (como son y estan las cosas) mucho menos es un tema que quiera tocar profundamente en el blog. Hoy sólo quiero confesar que soy de esas personas que no le gustan los extremos (siempre me han parecido malos para cualquier aspecto en la vida) y no soy ni una cosa (rojita) ni la otra (azulita); lo que comúnmente se conoce como un "ni ni".

No es que no esté de algún lado o quiera evadir el asunto o cualquier otra cosa por la que son odiadas las personas que no se definen de una forma u otra. Yo estoy clara de la pata por la cual cojeo y del lado hacia el que me inclino, pero no le doy la razón a ninguno, ni apoyo a capa y espada alguna de las posiciones, me parece que ambas partes tienen sus cosas cuestionables, que ninguna es lo suficientemente buena como para decir que se merece todo mi esfuerzo, mi odio hacia la otra parte e incluso la defensa irracional de ideas que no tengan lógica alguna.

No me gusta que un color me defina, tener que pensar mañana en el color "neutral" que no me etiquete de una forma o de otra para tener que vivir con el odio por mi forma de pensar o por lo que me gusta o no. Qué tiene que ver el color que me gusta con mi posicion politica o mi camisa preferida? NADA, pero eso no es lo que la gente va a ver en la cola de votacion. Si! en la cola porque despues de mucho meditarlo SI voy a votar.


He estado rodeada de mucha gente (de un lado y del otro) fanática, pero FANÁTICA con todo el asunto político, de alguna forma "presionándome" para que vote (obviamente por su parte) haciéndome lavado de cerebro con las cosas "maravillosas" de cada parte y con el futuro que proyectan destacando lo peor de la otra. NO! Sres. Bla bla bla!, lo que uds. puedan o no decirme me entra por un oido y me sale por el otro porque yo aunque sea moradita (ni ni) ya tengo mi opinión propia y no necesito que me traten de convencer por las suyas.


Confieso también que parte de mi no confía en el método de votación por maquinitas, es que ¿quién da la fé de que esas maquinitas de verdad no son truculentas? yo sinceramente sigo sin confiar en ellas, pero si es lo que hay habrá que hacerlo por el método que sea.



De lo que sí me convencí en esta semana y vengo meditando desde hace tiempo es que no puedo quedarme cruzada de brazos esperando que se decidan las cosas y siendo empática a un proceso que de una u otra forma me afeca, porque ya no tengo 5 años y tengo que aburrirme en mi casa con los miles de reportes y la televisión congestionada de políticos y periodistas por todos los centros de votación, porque ya estoy grandecita y pensar que ser mayoria no basta porque quizás yo no soy la única que esta pensando :

- Hay mucha gente metida en eso, seguro que mi voto es sólo uno y no cuenta.


Puede ser que miles de personas esten pensando eso mismo y se estén quedando en su casa sólo a esperar resultado y a la final ese sea el porcentaje que haga la diferencia.


Yo lo que mantengo es mi hermetismo porque nadie se tiene que meter en mis opiniones creyendo que tiene la verdad absoluta con su "profundo" razonamiento en materia política.

Aunque no paresca yo si me ocupo, si me informo y si me creo mi razonamiento propio que es el único que me importa.
Yo SI voy a votar mañana, pase lo que pase mi voto cuenta y soy responsable de mis acciones, así que NO me da pena tampoco si después averiguan por quien voté o dejé de votar.



* La imagen es cortesía de una fanática que me rodea y me la regaló unos días atras

1 Se Liberaron:

Anónimo dijo...

Que manera de decirlo...

Aunque yo no vote, estoy muy de acuerdo en muchas de las cosas que dices..

La politica, sinceramente, solo me produce nauseas!!

Saludos....